Entrevista Andrea Martínez

Andrea Martínez Maugard, periodista de moda y editora en jefe de Vistelacalle: “Hay varios diseñadores chilenos con mucha identidad. Es algo que yo no veía hace tiempo”.


Conozco a Andrea desde hace varios años, casi los mismos que ella lleva trabajando en moda: “11 o 12”. Antes de conocerla físicamente, la leía en Vistelacalle  bajo su seudónimo Martirio’s Way (así pueden encontrarla en Instagram, de hecho: @martiriosway). El seudónimo era en realidad el nombre de su blog, el que creó cuando prácticamente nadie hablaba de moda en territorio digital en Chile. “Empecé con mi blog en un período de cesantía. Estaba haciendo un Magister en esa época porque pensaba que para tener una buena pega había que estudiar harto”. 

Luego de leerla en VLC, pasamos a ser colegas en ese sitio web de moda y le puse cara a su pluma informada, a su estilo directo y claro. Ella trabajaba desde su natal Valparaíso y viajaba para ocasiones especiales a reunirse con nosotros, el resto del equipo. No era mucho lo que nos veíamos, pero paulatinamente comenzamos a compartir cervezas en vez de opiniones profesionales, amistad en vez de espacio de trabajo. La admiro mucho y creo que su trabajo y dedicación merecen siempre vitrina, así que la invité a compartir sus ideas, referentes y guías de moda con los seguidores de Nashion It. 

 Los inicios.

 

 ¿De dónde viene esta afición o interés por la moda?

Todo viene desde cuando era muy chica. Cuando tenia como 4 años, en vez de jugar con mis primos me encerraba en la casa de mi tía a leer sus revistas de moda. Ella tenía una colección de revistas muy grande y yo siempre estaba leyéndolas, revisándolas. Me sabía el nombre de las modelos, de los diseñadores. Veía la publicidad de marcas y lo encontraba bonito estéticamente, me atraía algo de eso.

¿Cuáles fueron los referentes que te quedaron en esas primeras aproximaciones?

Me acuerdo mucho de haber visto publicidad de Lancôme con Isabella Rossellini. La encontraba seca, no sé…Veía eso y pensaba ‘ella igual debe ser importante’. Después caché que era actriz y que salía en las películas de David Lynch. 

  

Andrea estudiosa

 

Cuándo empezaste tu blog, pensabas que para encontrar un buen trabajo había que estudiar harto; ¿crees que esa premisa es aplicable particularmente en moda? 

Ha cambiado mi percepción de estudiar harto. Uno puede ser autodidacta o ir a la Universidad. Cuando era chica, pensaba que entre más estudiabas en la U, mejores posibilidades tenías. Lo cual no es mentira, pero al mismo tiempo conozco mucha gente, incluso gente de periodismo de mi generación, que no trabaja en lo que estudió. La gran falla de la gente -en general- es creer que siendo periodista vas a poder trabajar en la radio, la tele, revistas. Siento que uno tiene que especializarse, estudiar y ser muy mateo en lo que uno le gusta. 

Entiendo, pero no respondiste la pregunta….

Yo creo que en moda hay que estudiar, ciertamente. Uno tiene que saber las bases de la profesión. No necesariamente para saber de moda hay que estudiar un programa formal, uno puede informarme mucho a través de internet, viendo desfiles y conociendo la historia de diseñadores.

¿La gente que trabaja en moda en Chile está efectivamente bien preparada?

No toda. La mayoría se queda en las luces, los eventos, lo que es ‘chic’ o estiloso y todos esos adjetivos súper manoseados. 

¿Y por qué gente poco preparada llega a lugares de privilegio o poder?

Siempre pasa lo mismo en Chile. Es como sobresalir en base al contacto, al ser de ‘buena familia’, de buen colegio. Yo creo que eso es lo que hace el camino de cualquier persona, y no de quienes trabajan en moda solamente. Lamentablemente, no todas las personas que son capaces de escribir sobre moda están en los puestos que deberían estar. 

 

La Editora en Jefe.


Aparte de escribir bien de moda, ¿qué más necesita un editor de moda?

Siempre hay que estar informándose. A pesar de que a uno le guste o no lo que está pasando en cuanto a tendencias, es algo que no puede eludirse. Hay que mirar Instagram, mirar pasarelas, saber las fechas importantes del año. No solamente por lo lindo que se visten en la alfombra roja, sino también porque es un reflejo de la sociedad y de lo que va pasando. Es necesario informarse constantemente, actualizarse y tener en cuenta que la historia es la base.  

La historia de la moda es uno de tus temas preferidos, de hecho. ¿Crees que la moda es una reinvención constante de estilos del pasado?

Sí, es una reinvención, pero cada vez que se posiciona algo que ya conocemos del pasado, lo hace con una influencia nueva, en un nuevo contexto. Nunca es el mismo resultado, siempre será algo distinto a pesar de que sea algo que ya se inventó.  

¿Hay algún diseñador o marca que esté trabajando a partir de cero, que construya sin referencias históricas hoy en la moda?

Hoy en día, yo creo que es muy difícil crear algo absolutamente original, desde cero. Por ejemplo, Alexander McQueen, que era reconocido por ser muy original y rupturista, tomaba muchos referentes de películas, de tribus urbanas, de Londres. No creó algo dese cero, pero la manera que lo transmitió y visualizó fue producto de esa mezcla que el tenía de originalidad, de atrevimiento y oscuridad. 

¿Cuáles son los filtros por los que tiene que pasar una marca o un proyecto para ser publicado en Vistelacalle?

Lo primero es que tenga una identidad clara, que no sea una mera copia de algo que se hace afuera. Ser uno mismo y tener una identidad que se refleje. Muchas veces los diseñadores se confunden en ese paso que es tan inicial, en tener identidad propia. Eso hace falta. 

¿Qué cosas no publicarías?

Tendría que ser algo muy grave, algo racista o transfóbico.

Considerando que estás en VLC desde sus inicios, ¿Qué tanto de Andrea Martínez tiene el sitio?
En la línea de la página web, yo diría que un 95%. Se nota en que me gusta destacar muchos talentos locales. Desde que pasó esto de la pandemia, dije que teníamos que sí o sí apoyar la industria local. Le dije a los chiquillos, a los editores, que tenían que enfocarse en entrevistar a la gente, mostrar la experiencia de cómo estaban pasando esta época, cómo estaban superando esta dificultad. Desde el año pasado, solo entrevistamos a gente local. A veces incluimos a personajes extranjeros, especialmente latinoamericanos. 

En estos más de 10 años de VLC, ¿cómo la plataforma ha cambiado su impronta?

La misión no ha cambiado para nada, siempre fue apoyar a los talentos locales y a los emergentes. Eso se ha mantenido. Partimos siendo una página centrada en el streetstyle. Ahora como todo el contexto es tan diferente,  la gente nos manda sus looks, nos dicen ‘quiero aparecer’. Hay mayor foco en las redes sociales, el Instagram es un motor súper principal de la página. 

¿Nunca quisiste migrar de VLC, trabajar en otro lugar?

Hay mucha gente que se pregunta eso, estamos súper acostumbrados a tratar de movernos mucho en la pega que hacemos. Yo siento que lo primordial en mi vida es tener libertad y en Vistelacalle tengo una libertad increíble. Jamás podría escribir de lo que escribo en otro lado. Quiero hacer una crítica de un diseñador, quiero escribir sobre ciertas cosas y al mismo tiempo hacer mis horarios. Para mi lo primordial no es vivir para trabajar, es tener la libertad de mandarme a cambiar cuando quiera viajar, por ejemplo.

 

Moda local y los elegidos de la editora. 

 

Has colaborado en varias plataformas internacionales ¿Cómo ven los extranjeros a la moda local?


Depende. Hay muchas personas que a pesar de la globalización e internet, todavía no conocen mucho de Chile. Es súper chistoso de escuchar, pero es verdad. Me preguntan ‘ustedes de verdad tienen diseñadores?’. Al mismo tiempo, hay muchas ganas de conocernos. He visto muchos artículos en la Vogue latinoamericana sobre creativos chilenos. Cuando uno escribe artículos y consulta con fuentes internacionales, se sienten curiosos de lo que está pasando en Chile. 

¿Y cuál es tu visión de la moda chilena?

Yo creo que de verdad hay varios diseñadores con mucha identidad. Es algo que yo no veía hace tiempo. Hubo una época donde la gente  simplemente lanzaba marcas y querían ser famosos, que carecían de identidad e integridad. Siento que ahora están mas establecidos y pensados los proyectos. Hay productos demasiado buenos, pero sí falta mucha difusión. Tenemos un problema editorial en Chile, no tenemos muchas revistas y medios serios de moda, que no se enfoquen solamente en como se viste Dua Lipa o como se visten los personajes de Elite.  

¿Hay una desconexión entre el sistema editorial y el sistema moda?
Sí. Hay hartos prejuicios de cuando se instala una revista de que solamente buscan ciertas materialidades o estilos que apuntan a un estilo más londinense o chic, sea lo que sea que signifique esa palabra, que me carga; que se vea todo muy bonito, muy clásico. Le falta despeinarse a los medios a veces.  

¿Nos compartirías datos de diseñadores y creativos emergentes a los que hay que poner ojo?
Hay un diseñador que está re encantándose con el medio, que es Ceremonia, de Cristián Palacios. Acaba de lanzar una colección muy equilibrada, en el sentido de buscar algo que sea tradicionalmente bonito, pero al mismo tiempo arriesgado; con un concepto que tiene que ver con algo muy chileno, como es la primera comunión. Me gusta que tenga un concepto como típico. La Nieves Marín también me encanta. Puede estar en cualquier siglo trabajando como diseñadora y le iría bien.  

Si tuvieses que hacer un equipo ideal, para una editorial de moda, ¿Cuál sería?

Estilista, la Jazmín Flores. Maquillaje, Marcelo Bhanu. Seco siempre. Me gusta la visión -a pesar de que sea mi amigo- la visión sensible de Carlos Saavedra. Puede hacer fotos en cámaras análogas y digitales. En cuanto a ropa, me gustaría un mix fuerte, visualmente raro. Me gustaría hacer una editorial muy distinta al contexto de la ropa de Jotha Jerez, que es una deconstrucción, un upcycling, una moda urbana que siempre se encasilla en eso. Me gustaría llevarlo a un terreno que no tenga nada que ver con su estilo. 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse