Cinco marcas chilenas en las que Nashion It coloca todas sus fichas.

Hace algún tiempo tuve un sitio web que -modestia parte- logró visualizar a varios nuevos nombres de la moda local. Por sus notas y contenidos pasaron muchos diseñadores y marcas que, en ese entonces, sonaban tímidamente -algunos ni siquiera sonaban-, y que hoy se consolidan como las etiquetas que constituyen la columna vertebral de la moda chilena. 

Desde mis tiempos en VisteLaCalle, consideré que era mi obligación como editor de contenidos dar espacio y vitrina a marcas locales, a aquellas que no salían (ni salen) en las grandes revistas y medios que anteponían (y anteponen) sus compromisos comerciales a sus ejercicios editoriales. Desde VLC y luego desde ModaCL, me la jugué por mostrar las novedades, lo último de la moda chilena, a esas etiquetas jóvenes que refrescaban el sistema-moda local, empujando sus límites y moldeando su estética.

Hace casi dos años, que mi ocupación principal no está en la moda, sino en la industria de las energías renovables. En ese itinerario de cambio y entre pandemia, agotamiento creativo y nuevos intereses, me fui perdiendo del contexto de nuevas propuestas de moda chilena, por lo que mi primer ejercicio para completar este artículo para Nashion It fue googlear. No fue sorpresa lo escaso de los resultados y el que VisteLaCalle fuese la plataforma que más destacara a las nuevas generaciones de marcas locales, en la pluma de Andrea Martínez, su editora jefa. Luego, recurrí a los conocidos que conservo en la moda para que me recomendaran nuevos nombres. El único requisito era que no tuviesen más de tres años como marca. Me topé con varias propuestas que ya conocía, pero también con un puñado de creativos que no había escuchado. Fue gratificante encontrar tantas etiquetas con estéticas ya bien definidas, en algunos casos, y con estilos que comenzaban a dibujarse, en otros; con gente joven que imprime en sus prendas no solo estampados, motivos y su logo, sino también discursos que, aunque novicios, son renovadores y catalizadores de lo que conocemos como moda chilena.

Fue difícil escoger solo algunas, pero de eso se trata el trabajo de un editor de contenidos al final del día. Aquí una selección de las marcas que creo ocuparán un lugar importante en las conversaciones de moda, en el clóset de las asiduas a la moda local y en nuestro sistema-moda chileno. 

  

ENIGMA (@enigmaestudio_cl)

Enigma es de esas etiquetas que no necesita parafernalia, altavoces y excesos para destacar. Lo de esta marca, que luce orgullosa el “Hecho en Chile” en su cuenta de Instagram, es crear piezas atemporales, de calidad y muy funcionales. La marca nació por el interés de Camila Espinoza e Isidora Ruiz-Tagle, los cerebros detrás de Enigma, por crear localmente, exaltando los valores del slow fashion. “Queríamos lograr una propuesta local, que promoviera el comercio justo en la moda nacional, basada en el slow fashion y trabajando colecciones con stock limitado. Queríamos crear diseño original y de calidad”, señalan. Y lo logran con creces. 

Consultadas sobre la estética que quieren imprimirle a su marca, responden sin titubear: “La estética de nuestra marca se rige por un pilar fundamental: el concepto de la mujer poderosa, aquella que trabaja día a día para cumplir sus sueños. Por lo mismo buscamos que nuestra oferta de vestuario se adapte a diferentes contextos de uso de nuestras usuarias, buscando que con una prenda Enigma ella se sienta increíble y la mejor versión de sí misma”. 

Aquello redunda en prendas que -si bien atemporales- dejan entrever la fascinación de sus diseñadoras con la moda de las décadas del 60 y 70, con guiños estilísticos a esa época a través de su diseño. 

“Para nosotras, que un producto tenga el sello hecho en Chile cuenta una historia, posee un relato, un nombre y por ende un valor especial, que hace que una prenda Enigma sea única. Es la historia del rescate de un rubro desvalorizado y postergado, es el esfuerzo por potenciar el talento local y es crear en base a los principios del comercio justo, conociendo a quienes están detrás de cada una de nuestras prendas. Como marca producimos cantidades reducidas y limitadas de stock, valorizando así la exclusividad del diseño además de la calidad de tener una prenda de confección a mano y local. Al preferir productos hechos en Chile afianzamos el empleo, la economía local, la producción nacional y el diseño propio, original y exclusivo”. Isidora y Camila lo tienen todo muy claro y esperamos que esa claridad las lleve a consolidar su propuesta. 

Enigma marca de diseño de autor chilenaenigma marca de diseño de autor chile

PAGANA (@paganacl)

Las creadoras de Pagana, Isidora Azolas y Sofía Lillo, se definen como un “emprendimiento social de moda liderado por mujeres”. Si bien su producto estrella -el pantalón de mezclilla en diferentes modelos- es relativamente simple, es el trabajo de upcycling que hay detrás de cada pieza lo complejo, atractivo y destacable de esta marca. Producen todos sus modelos de jeans en base a la técnica del upcylcing, es decir a través del rescate de piezas de denim antiguas que de no mediar la labor de Pagana irían a parar a la basura y a aumentar el volumen de los cementerios de ropa, tan en boga por estos días. 

La idea de crear este emprendimiento nació mientras sus socias cursaban un Magíster en innovación y emprendimiento. “No queríamos hacer otro negocio tradicional enfocado sólo en lo económico, sino que ser agentes de cambio y generar un impacto importante en un segmento de la población”, nos cuentan Camila y Sofía. “En este proceso de investigación, detectamos cifras preocupantes en la industria de la moda y quisimos tomar la economía circular como un eje fundamental al momento de pensar en una propuesta de trabajo para nuestras colaboradoras”. La marca trabaja con mujeres en riesgo social, que son madres y dueñas de casa. Pagana les ofrece un trabajo flexible y cercano a sus hogares. El resultado son prendas fáciles, aptas para cualquier tipo de cuerpo y que destacan por su simpleza y autenticidad. 

Más allá de lo puramente estético, este tipo de negocios comprometidos con el entorno social, cultural y el desarrollo de comunidades, son los modelos de negocios que triunfarán en el futuro. En una industria llena de egos, malas prácticas y mezquindades, la filosofía de marca de Pagana nos encanta y cautiva a sus clientas. “Desde la perspectiva económica y social, creemos que es fundamental trabajar desde el comercio justo para potenciar el talento de las maravillosas mujeres que son parte de nuestra comunidad. Específicamente, dedicamos el 22.5% del precio de venta de nuestros productos para financiar su mano de obra. 

pagana marca de moda chilena de upcyclingpagana marca de moda chilena de upcycling

 

POPPY SEED (@poppyseedchile)

De todas las marcas que mencionamos en esta nota, Poppy Seed es la que tiene menor presencia en Instagram. Pocos seguidores, poca frecuencia de posts, pero mucho color, variedad y accesorios.
“Desde muy chica, he querido hacer una marca que ofrezca un mensaje positivo y que aporte a la autoestima de la gente”, dice su creadora. La verdad es que lo logra. Su IG de colores pasteles, con mensajes como “You´re so Golden” o “Choose Happy” logran transmitir el mood de la marca. 

Su estética es absolutamente ecléctica, hay para absolutamente todos los gustos y ocasiones. Los accesorios de Poppy Seed pueden ser llevados en un matrimonio, en la oficina o en el día a día, sin problemas. Son coloridos, diferentes y clásicos al mismo tiempo. Si Serena van der Woodsen y Blair Waldorf hubiesen conocido sus cintillos y hair bands, de seguro los hubiesen escogido para sus fiestas de Gossip Girl. 

Para Poppy Seed el sello local es también muy relevante en el contexto de su modelo de negocios: “creo que es muy importante darle foco a lo hecho en Chile, porque muchas veces la gente cree que solo en el extranjero se pueden encontrar cosas cool o de tendencia cuando la verdad es que Chile está creciendo mucho en el mundo de la moda y hay muchísimo que ofrecer”, cierra. 

poppy seed marca de accesorios hecho a mano en chilepoppy seed marca de accesorios hecho a mano en chile

CHAIA (@chaia_oficial)

En sintético: básicos de lujo. 

Al igual que algunas de las otras marcas que hemos presentado en este artículo, Chaia nace luego de una experiencia académica que su creadora, Paula, cursó. “La idea de CHAIA surge de la necesidad de introducir un nuevo sistema de consumo en donde el valor de estética y sostenibilidad se unieran. Luego de un Diplomado en moda y asesorías se crea en 2019 esta marca”. 

Chaia utiliza el remanente textil de la industria de alta gama para producir sus prendas, las que tienen un aire bohemio, apelan a una mujer deseosa de viajes y de lo nuevo y que mezcla muy bien texturas, siluetas y materialidades. El rango es amplio: desde una polera básica a un vestido elegante, pasando por el pantalón perfecto y el animal print. La gracia de la marca es que equilibra todas aquellas referencias para producir una mixtura que es elegante sin pretensiones, desafiante pero discreta. 

Respecto al valor que le da al producir local, Paula señala: “siempre quisimos tener nuestro propio taller, generar trabajo local, rescatar el oficio de costureras, cortadores y modelistas. Somos un equipo que cree profundamente en la colaboración y la virtuosidad de cada uno.

La atención en los detalles y en la confección es un principio de la marca. “Como diseñadora me es importante estar día a día en el proceso de cada prenda, desde diseñar modelos versátiles, buscar los materiales de descarte, las pruebas de calce y las terminaciones, la venta y la experiencia de compra de nuestros clientes, todo esto con el fin de crear un closet CHAIA lo más durable y sostenible posible y hecho en Chile”.

chaia marca de moda chilenachaia marca de moda chilena 

 

NIEVES MARIN (@nievesmarin)

Nieves Marin es el vestido de china re versionado, es nostalgia, son flores, es vibra retro, es volumen, es victoriana, y por sobre todo notable. A pesar de lo maximalista que es a veces su oferta, la diseñadora Nieves Marin sabe dosificar. Su trabajo es editorial y comercial por partes iguales. Sus prendas son lo que demandamos ver en las revistas, pero también esa pieza que queremos en nuestro clóset. 

Su repertorio parece inspirado en la cultura pop global, pero también en la imaginería local. Esa combinación equilibrada de varios factores la hacen una propuesta con proyección comercial y vocación artística a la vez. 

Si bien Nieves lleva más de 3 años haciendo moda, tuvo su marca en stand by mientras indagó en la administración y solo hace pocos años decidió dedicarse a tiempo completo al diseño. Todo tiene su tiempo, pero personalmente me hubiese gustado que Nieves se dedicara antes a la moda. Su trabajo tiene demasiado mérito como para haber estado escondido tanto tiempo. 

Nieves marin diseñadora chilenanieves Marin diseñadora de moda chilena

1 comentario

  • Claudia en

    Me encantan las marcas nacionales !! @enigma 🥳🥳🥳

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse